ESmedo > Grecia

Grecia

Idiomas que se hablan en Grecia: Griego.

  • Crecimiento del PIB: 1,4%
  • PIB per cápita: $ 18.600
  • Balanza comercial/Producto Interior Bruto: -0,8%
  • Población: 10.800.000 habitantes
  • Deuda Pública/PIB: 182%
  • Tasa de desempleo: 21,5%
  • Inflación: 1,1%

Economía de Grecia

Grecia tiene una economía capitalista con un sector público que representa alrededor del 40% del PIB y con un PIB per cápita aproximadamente de dos tercios del de las principales economías de la zona euro. El turismo aporta el 18% del PIB. Los inmigrantes representan casi una quinta parte de la mano de obra, principalmente en trabajos agrícolas y no cualificados. Grecia es uno de los principales beneficiarios de las ayudas de la UE, equivalente a aproximadamente el 3,3% del PIB anual. La economía griega registró un crecimiento medio anual de alrededor del 4% entre 2003 y 2007, pero entró en recesión en 2009 como resultado de la crisis financiera mundial, el endurecimiento de las condiciones crediticias y la incapacidad de Atenas para hacer frente a un creciente déficit presupuestario. 

En 2013, la economía se había contraído un 26%, en comparación con el nivel anterior a la crisis de 2007. Grecia cumplió el criterio de déficit presupuestario del Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE de no más del 3% del PIB en 2007-2008, pero lo incumplió en 2009, cuando el déficit alcanzó el 15% del PIB. El deterioro de las finanzas públicas, la imprecisión en los cálculos y la falta de información al respecto, así como los constantes malos resultados de las reformas, llevaron a las principales agencias a rebajar la calificación de la deuda internacional de Grecia a finales de 2009 y condujeron al país a una crisis financiera. Bajo la intensa presión de la UE y del mercado internacional, el gobierno aceptó un programa de rescate por el que se requería a Atenas reducir el gasto público, disminuir la evasión de impuestos, revisar los sistemas de administración pública, de salud y de pensiones, y reformar los mercados de trabajo.

Las medidas de austeridad redujeron el déficit al 1,3% en 2017. Sin embargo, los sucesivos gobiernos griegos no lograron impulsar muchas de las reformas más impopulares ante la oposición política generalizada, incluso de los poderosos sindicatos del país y del público en general. En abril de 2010, una de las principales agencias de crédito asignó a la deuda griega la calificación crediticia más baja posible, y en mayo de 2010, el FMI y los gobiernos de la zona euro concedieron a Grecia préstamos de emergencia a corto y medio plazo por valor de 147.000 millones de dólares, para que el país pudiera reembolsar la deuda a sus acreedores. Grecia, sin embargo, tuvo dificultades para cumplir los objetivos fijados por la UE y el FMI, especialmente después de que Eurostat (la oficina de estadísticas de la UE) revisara al alza las cifras de déficit y deuda de Grecia para 2009 y 2010.

Los líderes europeos y el FMI acordaron en octubre de 2011 proporcionar a Atenas un segundo paquete de rescate de 169.000 millones de dólares. En el segundo acuerdo se pedía a los tenedores de deuda pública griega que dedujeran una parte significativa de sus tenencias para tratar de aliviar la carga de la deuda pública griega. Sin embargo, los bancos griegos, cargados con una parte significativa de la deuda soberana, se vieron afectados negativamente por el saneamiento y se reservaron 60.000 millones de dólares del segundo paquete de rescate para garantizar que el sistema bancario se capitalizara adecuadamente.

En 2014, la economía griega comenzó a dar un giro hacia la recesión. Grecia alcanzó tres hitos importantes: equilibrar el presupuesto, sin incluir los reembolsos de la deuda; emitir deuda pública en los mercados financieros por primera vez desde 2010; y generar un crecimiento del PIB del 0,7% (la primera expansión económica desde 2007). A pesar de la incipiente recuperación, el descontento generalizado con las medidas de austeridad ayudó a impulsar al partido de extrema izquierda Coalición de la Izquierda Radical (SYRIZA) al gobierno en las elecciones legislativas nacionales de enero de 2015. Entre enero y julio de 2015, aumentaron las frustraciones entre el gobierno liderado por SYRIZA y los acreedores de Grecia, la UE y el FMI, por la implementación de medidas de rescate y el desembolso de fondos. El gobierno griego comenzó a acumular atrasos significativos con sus proveedores, mientras que los bancos griegos dependían de los préstamos de emergencia, y el futuro de Grecia en la zona euro quedó en entredicho.

Para evitar el colapso del sistema bancario, Grecia impuso controles de capital en junio de 2015, y luego se convirtió en el primer país desarrollado en incumplir el pago de un préstamo al FMI, haciendo temblar los mercados financieros internacionales. Incapaz de llegar a un acuerdo con los acreedores, el Primer Ministro Alexios Tsipras celebró el 5 de julio un referéndum nacional sobre si aceptar o no las condiciones del rescate de Grecia, haciendo campaña para que el resultado final fuera positivo. Sin embargo, el gobierno de Tsipras aceptó posteriormente un nuevo rescate de 96.000 millones de dólares para evitar la salida de Grecia del bloque monetario. El 20 de agosto de 2015, Grecia firmó su tercer plan de rescate, lo que le permitió cubrir importantes pagos de deuda a sus acreedores de la UE y del FMI, y garantizar que el sector bancario mantuviera el acceso a la liquidez de emergencia.

El gobierno de Tsipras (que retomó el poder el 20 de septiembre de 2015 tras convocar nuevas elecciones a finales de agosto), consiguió con éxito el desembolso de dos tramos atrasados de fondos de rescate. A pesar de las turbulencias económicas, el PIB griego no se contrajo tan bruscamente como se temía, impulsado en parte por una fuerte temporada turística. En 2017, Grecia experimentó mejoras en el PIB y el desempleo. Las reformas económicas inconclusas, un problema masivo de préstamos en mora y la incertidumbre sobre la dirección política del país han frenado la economía. Algunas estimaciones sitúan el mercado negro de Grecia entre el 20 y el 25% del PIB, ya que más personas han dejado de declarar sus ingresos para evitar pagar impuestos que, en algunos casos, han aumentado hasta el 70% de los ingresos brutos por persona.

Agencia de traducción de Griego

¿Estás pensando en ampliar mercado y vender tus productos y servicios también en Grecia? Nuestra empresa de traducción está especializada en traducciones de cualquier tipo de contenidos desde español hacia Griego… Ofrecemos servicios de traducción técnica Griego-Español, traducción legal Griego-Español, traducción de sitios web Griego-Español, o traducción de subtítulos Griego-Español. Nuestros traductores profesionales conocen las particularidades del Griego que se habla en Grecia y tendrás siempre la seguridad de que tu mensaje llega correctamente a los usuarios de este territorio.