ESmedo > Japón

Japón

Idiomas que se hablan en Japón: Japonés.

  • Crecimiento del PIB: 1,7%
  • PIB per cápita: $ 38.400
  • Balanza comercial/Producto Interior Bruto: 4%
  • Población: 126.200.000 habitantes
  • Deuda Pública/PIB: 238%
  • Tasa de desempleo: 2,9%
  • Inflación: 0,5%

Economía de Japón

En los últimos 70 años, la cooperación entre el gobierno y la industria, su ética de trabajo, el dominio de la alta tecnología y un presupuesto reducido en defensa (algo menos del 1% del PIB) han ayudado a Japón a convertirse en una economía desarrollada. Dos características notables de la economía posterior a la Segunda Guerra Mundial fueron las estrechas estructuras entre fabricantes, proveedores y distribuidores, conocidas como keiretsu, y la garantía de empleo indefinido para una parte sustancial de la mano de obra. Estos dos factores se han degradado por la presión de la competencia mundial y el cambio demográfico interno. En base al poder adquisitivo que se ajusta a las diferencias de precios, Japón se situó en 2017 como la cuarta economía más grande del mundo después de China, que superó a Japón en 2001, y de India, que superó a Japón en 2012. Durante las tres décadas posteriores a la posguerra, el crecimiento económico real fue impresionante: una media del 10% en los años sesenta, del 5% en los setenta y del 4% en los ochenta. El crecimiento se ralentizó notablemente en la década de los 90, con un promedio de sólo el 1,7%, debido en gran medida a los efectos secundarios de la inversión ineficiente y al colapso de una burbuja de precios de los activos a finales de la década de los 80. Esto dio lugar a varios años de estancamiento económico a medida que las empresas trataban de reducir el exceso de deuda, capital y mano de obra. El modesto crecimiento económico prosiguió a partir de 2000, pero la economía entró en recesión cuatro veces desde 2008.

Japón ha experimentado un repunte en su crecimiento desde 2013, apoyado por el proyecto de revitalización económica de las "Tres Flechas" del Primer Ministro Shinzo Abe (denominada "Abenomics"), que se basa en la relajación monetaria, una política fiscal "flexible" y una reforma estructural. Liderado por la agresiva relajación monetaria del Banco de Japón, este país está haciendo modestos progresos para poner fin a la deflación, pero el declive demográfico (una baja tasa de natalidad y una población envejecida) plantea un importante desafío a largo plazo para la economía. El gobierno se enfrenta actualmente al dilema de equilibrar sus esfuerzos para estimular el crecimiento e incorporar reformas económicas con la necesidad de hacer frente a una considerable deuda pública, que asciende al 235% del PIB. Para ayudar a aumentar los ingresos del gobierno, Japón aprobó en 2012 una ley para aumentar gradualmente la tasa de impuestos al consumo. Sin embargo, el primer aumento de este tipo, en abril de 2014, dio lugar a una fuerte contracción, por lo que el Primer Ministro Abe tuvo que aplazar en dos ocasiones el siguiente aumento, que ahora está previsto para octubre de 2019. Las reformas estructurales para desbloquear la productividad son fundamentales para fortalecer la economía a largo plazo. Con pocos recursos naturales básicos, Japón ha dependido durante mucho tiempo de la importación de energía y materias primas. Tras el cierre completo de los reactores nucleares japoneses tras el desastre del terremoto y el tsunami de 2011, el sector industrial japonés ha pasado a depender aún más que antes de los combustibles fósiles importados. Sin embargo, el gobierno de Abe está tratando de reiniciar las plantas de energía nuclear que cumplen con los nuevos y estrictos estándares de seguridad, haciendo hincapié en la importancia de la energía nuclear como fuente de electricidad.

En agosto de 2015, Japón reinició con éxito un reactor nuclear en la central nuclear de Sendai, en la prefectura de Kagoshima, y desde entonces se ha reanudado el funcionamiento de otros reactores en todo el país. Sin embargo, la oposición de los gobiernos locales ha retrasado varios reinicios más que siguen pendientes. Las reformas en los sectores de la electricidad y el gas, incluida la plena liberalización del mercado energético japonés en abril de 2016, y del mercado del gas en abril de 2017, constituyen una parte importante del programa económico del Primer Ministro Abe. Bajo la Administración Abe, el gobierno de Japón intentó abrir la economía del país a una mayor competencia extranjera y crear nuevas oportunidades de exportación para las empresas japonesas, incluso uniéndose a 11 socios comerciales de la Asociación Transpacífica (TPP). Japón se convirtió en el primer país en ratificar el TPP en diciembre de 2016, pero Estados Unidos señaló su retirada del acuerdo en enero de 2017. En noviembre de 2017, los 11 países restantes acordaron los elementos básicos de un acuerdo modificado, que cambiaron su nombre por el de Acuerdo General y Progresivo de Asociación Transpacífica (CPTPP). Japón también llegó a un acuerdo con la Unión Europea sobre un Acuerdo de Asociación Económica en julio de 2017, y es probable que intente ratificar ambos acuerdos en la Dieta este año.

Agencia de traducción de Japonés

¿Estás pensando en ampliar mercado y vender tus productos y servicios también en Japón? Nuestra empresa de traducción está especializada en traducciones de cualquier tipo de contenidos desde español hacia Japonés… Ofrecemos servicios de traducción técnica Japonés-Español, traducción legal Japonés-Español, traducción de sitios web Japonés-Español, o traducción de subtítulos Japonés-Español. Nuestros traductores profesionales conocen las particularidades del Japonés que se habla en Japón y tendrás siempre la seguridad de que tu mensaje llega correctamente a los usuarios de este territorio.