traducciones juradas

Traducciones de alemán para marketing y comunicación

Ofrecemos a los departamentos de marketing un servicio rápido de traducciones alemán-español y español-alemán. Gestionamos traducciones creativas de calidad en lengua alemana en plazos muy ajustados.

ESmedo > Traducciones marketing > alemán > Marketing en alemán

Claves para contratar un servicio de traducción alemán<>español 

Las agencias de publicidad y comunicación tienen necesidades muy concretas cuando solicitan traducciones desde el alemán o hacia el alemán. Ya sean comunicados de prensa o textos publicitarios, este tipo de traducción no solo requiere de conocimientos lingüísticos, sino también conocer el trasfondo cultural de cada país o región (Alemania, Austria, Suiza, en este caso) que esconden las palabras.

Una buena traducción publicitaria es clave para ampliar tu clientela de habla alemana. Solo hay que tener en cuenta algunos consejos.

Recuerda estos consejos cuando tengas que traducir contenidos de marketing:

Conoce a tu público

Antes de empezar a traducir, decide a qué público dirigirás tu mensaje. ¿Quién crees que será más receptivo a tu servicio o producto?

Selecciona y concreta quién será tu público objetivo. En este caso, si vas a traducir al alemán, piensa en qué mercados quieres introducirte. ¿Solo en Alemania, Austria, Suiza? ¿O en cualquier territorio con comunidades de habla alemana sin importar la región o país? Considera las connotaciones dialectales de cada variante del alemán y cómo esto puede repercutir en el receptor del mensaje.

Ten en cuenta también la edad del público, ya que esto influirá en cómo traduces. Cuanto más estreches el cerco apuntando directamente a un nicho de mercado, mayores posibilidades tendrás de que tu traducción alemán<>español atraiga a posibles compradores.

Considera todo tipo de publicaciones

Existen muchas maneras de entrar en mercados de habla alemana. Amplía el tipo de contenidos publicitarios e informativos para cubrir todos los canales de tu empresa.

Los comunicados en prensa y el material publicitario impreso son un clásico, pero traducir el contenido de tu página web al alemán, para publicar artículos sobre productos o servicios, puede ser una buena manera de llegar a miles de lectores de Alemania, Austria, Suiza.

Una opción es abrir un perfil en una red social como Twitter o Instagram, y dirigirte especialmente a clientes germanófonos. O bien lanzar una campaña de marketing de e-mail. Recuerda introducir siempre estos nuevos formatos de comunicación en tus planes de traducción español<>alemán.

Traduce y localiza (o sea, adapta)

En el mundo del marketing, entendemos por localización la adaptación de todos los elementos (desde el diseño hasta las referencias culturales) para un determinado público. Un pequeño cambio en un tipo de público incrementará el porcentaje de respuesta y el número de ventas.

Incluso si dos grupos hablan el mismo idioma, en este caso alemán, es posible que necesitemos diferentes traducciones para cada región o país (Alemania, Austria, Suiza).

Una buena localización en alemán nos ayuda a resolver estos problemas: desde palabras de uso cotidiano hasta el formato de las fechas, las unidades de pesos y medidas o las fórmulas de cortesía empleadas en Alemania, Austria, Suiza.

Piensa en todas las piezas del conjunto

En una traducción publicitaria de alemán no todo es texto. Recuerda que también hay gráficos, presentaciones y dibujos que pueden ser importantes para llamar la atención de tus usuarios germanófonos.

Estos cambios no sólo afectan al contenido, sino que a veces son necesarios para la legibilidad de la traducción. A veces tendremos que hacer cambios para adaptarnos a la dirección de lectura de un idioma (de izquierda a derecha o de derecha a izquierda), el espacio que ocupa un determinado alfabeto o cualquier particularidad específica de idiomas como el alemán.

Ten siempre en cuenta que el espacio que ocupa una traducción puede aumentar o disminuir respecto al texto original cuando se traduce de español a alemán o viceversa.

No limites tu imaginación

A la hora de buscar traducciones de alemán para contenidos publicitarios, es posible que tu idea inicial en español no funcione cuando se traduzca a la lengua alemana.

Es importante mantener una coherencia durante toda la campaña: es lo que identificará a tu marca, empresa o producto en alemán. Recuerda que lo que funciona en español puede no funcionar en alemán.

Durante todo el proyecto de traducción, piensa siempre a qué tipos de usuarios germanófonos va dirigida la campaña. Ábrete a nuevas ideas para que tu mensaje no se pierda en la traducción.

¿Necesitas ayuda?

13 + 14 =

Solicita presupuesto sin compromiso

Breve historia del alemán

El alemán se formó durante la migración de varios pueblos y pasó a formar parte de la familia de lenguas germánicas.

El término significa "perteneciente al pueblo" y hace referencia a su separación del latín, como lengua académica, y del Welsch, la lengua popular románica. Como lengua escrita, el alemán apareció por primera vez en un documento, al final de su última etapa evolutiva (hace más de 1000 años), escrito en alto alemán antiguo (de 750 a 1050).

La etapa intermedia, alto alemán medio y bajo alemán medio (de 1050 a 1500) se caracteriza por la pérdida de las vocales finales e intermedias ("nd"), el inicio de la diptongación (formación de las dobles vocales: "au", "ei", "eu") y también por la monoptongación parcial. Con la expansión hacia el este (colonización), surgieron los primeros intentos de encontrar una forma escrita supravernácula del alto alemán.

En la etapa más reciente, nuevo bajo alemán y nuevo alto alemán, se formó en el este (región del Elba) una lengua escrita del alto alemán que se extendió por todo el área germanófona gracias a la traducción de la Biblia de Lutero ("Sächsisches Kanzleideutsch") y la invención de la imprenta. El nuevo bajo alemán pasó a ser, durante esta etapa de evolución, un dialecto.

En general se distinguen tres grupos dialectales del alemán: Alemán bajo, medio y alto.