traducciones juradas

Preguntas frecuentes sobre la traducción jurada

Si necesitas una traducción jurada de un expediente académico, un contrato o una escritura, y no sabes por dónde empezar, aquí te aclaramos algunas dudas.

ESmedo > Traductores jurados > Preguntas frecuentes sobre traducción jurada

Preguntas frecuentes sobre la traducción jurada

¿Es lo mismo un traductor jurídico que un traductor jurado?

Mucha gente lo confunde. El traductor jurídico está especializado en traducciones legales, es decir, documentos del ámbito del Derecho. El traductor jurado está autorizado por algún organismo público para certificar traducciones. Aunque gran parte de las traducciones juradas son de carácter jurídico, también se certifican traducciones técnicas, como patentes; o médicas, como partes de baja o análisis clínicos.

¿Necesito traer el documento original para que me hagan la traducción?

No es necesario adjuntar el documento original a la traducción a menos que se lo pidan expresamente. Será suficiente con que mandes una copia escaneada con buena resolución. Ten en cuenta que algunos documentos oficiales pueden quedar invalidados si se estampan sellos que no corresponden.

Me han pedido que la traducción esté apostillada, ¿qué es eso?

La Apostilla de la Haya es un anexo que se adjunta al documento para dotarlo de validez internacional en aquellos países firmantes del convenio del mismo nombre. La traducción se apostillará cuando se entregue en un país extranjero y el trámite consta de dos pasos:

1) Una vez entregada la traducción, el Notario debe legalizar la firma del traductor.
2) La traducción jurada con la legalización de firma se remite al Colegio de Notario para que el Decano expida la correspondiente Apostilla.

¿Puedo hacer fotocopias?
Si quiere, puede hacer fotocopias y conservarlas como justificante, pero deberá entregar los originales al organismo que le haya solicitado la traducción jurada.
¿Hay que legalizar la firma del traductor jurado?
Las traducciones firmadas y selladas por un traductor jurado se consideran, a todos los efectos, documentos oficiales con validez dentro del territorio nacional. No es necesario legalizar la firma ante un Notario, a menos que sea como trámite previo para la emisión de la Apostilla.
¿Puedo pedir más copias de mi traducción?

Sí. Si transcurrido un tiempo necesitas una copia exacta de la misma traducción, puedes pedir copias adicionales abonando un porcentaje del importe que pagaste por la primera copia. El precio varía si las copias se piden junto con el original, o si se hace al cabo de un tiempo.

¿Cuándo tengo que pagar?

Las traducciones juradas se pagan siempre por adelantado. La traducción es un servicio y no un artículo de consumo. Las traducciones son personalizadas y se hacen “a medida”.

¿Está sellada y firmada la traducción?

Sí. La traducción jurada puede imprimirse en papel timbrado o papel normal, y lleva la firma y el sello del traductor jurado (que se guardan también en un registro del Ministerio de Asuntos Exteriores). Es lo que exige cualquier ministerio, universidad o registro civil cuando te solicita una traducción jurada u oficial.