traducciones juradas

Agencia de traducciones técnicas español<>sueco

La calidad es siempre nuestra máxima prioridad, por eso en ESmedo seleccionamos a traductores nativos de habla sueca con competencias lingüísticas y excelentes conocimientos técnicos. ¿Necesitas traducir al sueco un manual de instrucciones?

ESmedo > Traducciones técnicas > sueco > Traducción técnica sueco

Traducción técnico-científica en lengua sueca

Cuando traduces documentación técnica al sueco, te aseguras de que tus clientes suecos entienden cómo funciona tu producto. La presencia de la ciencia y la tecnología en la vida diaria es tal que resulta imprescindible planificar bien la gestión de las traducciones técnicas sueco-español o español-sueco. Hoy en día, la traducción de documentos técnicos en sueco (guías de usuario, instrucciones de uso, patentes, informes, peritajes, etc.) es crucial para aquellas empresas que desean introducirse en otros mercados como los de Suecia…  La dificultad para un traductor es doble: traducir correctamente la terminología técnica, pero también adaptarse a la cultura de habla sueca local.

La precisión y meticulosidad en nuestro trabajo son esenciales, ya que el mínimo error en una traducción técnica de sueco puede tener serias consecuencias. El mundo de la tecnología se basa en documentos técnicos claros y concisos. Sin embargo, ¿quién no se ha encontrado con algún manual de instrucciones de algún electrodoméstico totalmente incomprensibles? O peor aún, con errores gramaticales y sintácticos que empobrecen la imagen de la empresa frente a nuestros clientes hispanohablantes o suecos.

Conviene recordar que en una traducción técnica entre cualquier idioma y el sueco siempre tenemos que fijarnos en dos factores: el técnico y el lingüístico. Por ello, y también porque los traductores tienen que estar formándose constantemente, este tipo de servicios de traducción suelen ser más costosos que traducir un texto general.

La documentación técnica se necesita para demostrar que se cumplen con las normas y directivas nacionales e internacionales. Patentes, manuales de usuario o instrucciones de seguridad: estos documentos acreditan que todos los procedimientos comerciales y de funcionamiento son correctos y conformes con la ley. 

Si no presentas toda esta documentación, tu empresa corre el peligro de perder clientes suecos o, lo que es peor, de que se prohíba la comercialización de tu producto en Suecia. Invertir en la traducción de tu documentación técnica le da a tu empresa una seguridad a largo plazo. Por otra parte, es un signo de profesionalidad ante tus clientes, empleados y socios comerciales.

Una buena traducción demuestra que tu empresa se preocupa porque tus empleados y proveedores tengan toda la información tanto en español como en sueco, y porque trabajen en buenas condiciones.

Traducciones técnicas español-sueco

Las empresas necesitan disponer de traducciones técnicas del sueco cuando compran productos de proveedores extranjeros (Suecia…) y tienen que documentar procesos internos de conformidad. Siempre que hagan negocios con empresas de habla sueca necesitarán traducciones fiables.

Del mismo modo, cuando tu empresa venda productos y servicios en Suecia, deberá suministrar toda la documentación en sueco.

Por traducción técnica se entienden textos como manuales de funcionamiento o sitios web especializados. Lo más demandado es la traducción de cadenas de textos de software, patentes y manuales de usuario. Nuestra agencia de traducción técnica traduce desde o hacia el sueco todo tipo de documentos, como descripciones y fichas técnicas, patentes, fichas técnicas de productos, informes técnicos y científicos, procedimientos operativos estándar (POE) o fichas de datos de seguridad (FDS).

Cadenas de textos

La traducción y localización español-sueco de cadenas de textos para software exige un mínimo de conocimientos técnicos. La traducción de cadenas de software es un área específica de la traducción técnica. En primer lugar, y antes de empezar a traducir, el gestor de proyectos tiene que importar correctamente los ficheros para extraer el texto a traducir, dejar intacto el código y respetar la codificación de caracteres. Como suele tratarse de comandos o palabras aisladas, es importante que el traductor de español-sueco disponga de referencias y del contexto en que se utilizará la traducción. Nunca está de más ver algunas pantallas del software.

Patentes

Los traductores y lingüistas que traducen patentes entre sueco y español son expertos en la materia. La redacción de patentes emplea un lenguaje muy específico, con unos rígidos requisitos legales y prácticos.

Las patentes describen una serie de datos técnicos, referidos también a futuras aplicaciones de la invención, pero sin revelar toda la información importante.

Manuales de usuario

Traducir manuales de usuario de español a sueco, o viceversa, exige sólidos conocimientos en un campo concreto, y la capacidad de expresar conceptos complejos con un lenguaje sencillo. Es un tipo de traducción muy demandado, ya que todas las empresas de tecnología que entablan relaciones comerciales con Suecia, necesitan que sus manuales de usuario sean traducidos correctamente al sueco.

Especialistas nativos

La calidad de nuestros traductores nativos de sueco se basa en una meticulosa selección de perfiles en base a los méritos académicos y experiencia profesional como técnicos y científicos. Nuestros lingüistas son nativos suecos y traducen siempre hacia cualquiera de las variantes del sueco de Suecia

Los traductores técnicos no solo conocen la terminología técnica, sino que entienden el campo y garantizan que la traducción sea comprensible en su conjunto.

Por otra parte, cada sector que se apoya en traducciones técnicas trabaja con terminología específica y a veces con una determinada jerga técnica. Alguien que no esté vinculado con el sector no podrá suministrar traducciones precisas, simplemente porque no está familiarizado con la terminología que utilizan médicos, ingenieros o químicos.

Para que las traducciones técnicas español-sueco salgan bien, los especialistas acuden a herramientas de ayuda a la traducción. Estas herramientas permiten a los lingüistas ofrecer un servicio de calidad sin importar lo compleja que sea la terminología. Con un buen glosario de términos y una memoria de traducción bien gestionada nos aseguramos de que las traducciones sean homogéneas. Esto es imprescindible en las traducciones técnicas, donde los lingüistas trabajan con mucha documentación.

Tecnologías de traducción

Para proyectos complejos de traducción técnica sueco-español o español-sueco creamos glosarios terminológicos especializados, previa verificación y aprobación del cliente. Asimismo creamos memorias de traducción (archivos bilingües sueco<>español), lo que garantiza la coherencia de todas las traducciones, agiliza el proceso y supone un importante ahorro. Para cada cliente creamos una memoria donde almacenamos todas las traducciones y que conservamos para futuros proyectos.

¿Necesitas ayuda?

4 + 15 =

Solicita presupuesto sin compromiso

Breve historia del sueco

El sueco es una lengua germánica septentrional hablada por unos 10 millones de personas en Suecia (Sverige). En 2007 había 290.000 hablantes nativos de sueco en Finlandia, y 2,4 millones de hablantes como segunda lengua. Se estima que en 2010 existen unos 300.000 hablantes de sueco en países distintos de Suecia o Finlandia. Muchos viven en los Estados Unidos, Reino Unido, España y Alemania, y también en otros países escandinavos, Francia, Suiza, Bélgica, los Países Bajos, Canadá y Australia.

El sueco está estrechamente relacionado con el noruego y el danés, y sus hablantes suelen entenderse entre sí.

Finlandia estuvo gobernada por Suecia desde el siglo XII hasta 1809. Durante ese período, el sueco fue la principal lengua del gobierno y de la educación. Hoy en día, el finlandés y el sueco son lenguas oficiales en Finlandia.

Antes había comunidades de habla sueca en Estonia (Estland). Cerca de un millar de esos suecos emigraron al sur de Ucrania después de que Estonia pasara a formar parte del Imperio Ruso en el siglo XVIII. Allí crearon un pueblo conocido como Gammölsvänskbi (Pueblo Sueco Antiguo), que ahora forma parte de Zmiivka (Зміївка). Muy poca gente habla todavía sueco en esta zona. Durante la Segunda Guerra Mundial, otros sueco-hablantes huyeron de Estonia a Suecia. Sólo muy pocas las personas en Estonia que todavía hablan sueco hoy en día.

Entre los años 800 y 1100 d.C., se hablaba en Suecia un dialecto del nordeste antiguo conocido como sueco rúnico. Se escribía en el alfabeto rúnico. Se diferenciaba sólo ligeramente del dialecto nórdico antiguo de Dinamarca, o danés rúnico. Las dos lenguas comenzaron a separarse durante el siglo XII.

El sueco apareció por primera vez en alfabeto latino en 1225 en la ley westrogoda (Äldre Västgötalagen), el código de derecho utilizado en la provincia de Gothland Occidental (Västergötland). La lengua de este texto se conoce como Sueco Antiguo Temprano (klassisk fornsvenska o äldre fornsvenska), que se utilizó hasta aproximadamente 1375. Gramaticalmente era mucho más complejo que el sueco moderno.

Entre 1375 y 1526, el idioma de Suecia se conocía como Sueco Antiguo Tardío (yngre fornsvenska). Había sufrido una simplificación gramatical y un cambio de vocales, y para el siglo XVI tenía más en común con el sueco moderno. Durante este tiempo, el sueco tomó prestadas muchas palabras del latín, del bajo alemán y del holandés.

La traducción de la Biblia al sueco en 1526 se considera que marca el comienzo del sueco moderno. Ayudó a establecer una ortografía consistente para el sueco, aunque la ortografía utilizada en la traducción no era completamente consistente. Por ejemplo, las letras ä y ö se utilizaron en lugar de æ y ø, y å reemplazó a o en muchas palabras.

Las reglas modernas de la ortografía sueca fueron creadas por el autor Carl Gustaf af Leopold, por encargo de la Academia Sueca (Svenska Akademien). Su propuesta fue publicada en 1801, y finalmente adoptada por la Academia en 1874. La ortografía fue reformada en 1906, y dicha reforma sólo fue respaldada plenamente por la Academia Sueca en 1950.