traducciones juradas

Traducciones juradas español<>sueco

Traducciones oficiales, legalmente firmadas, selladas y certificadas, para la combinación sueco-español. Traducciones juradas con validez tanto en España y como en Suecia…

ESmedo > Traductores jurados > sueco > Traductores jurados de sueco
traducciones juradas profesionales

¿Te han pedido una traducción jurada al sueco de algún contrato o documento oficial y no sabes por dónde empezar?

Nuestra agencia de traducciones te ofrece un servicio rápido de traducciones juradas de español a sueco o de sueco a español. Las traducciones juradas son documentos parecidos a los que emite un Notario, ya que se certifica que la traducción dice exactamente lo mismo que el original, por lo que tiene carácter oficial. Si necesitas firmar contratos, poderes o seguros en el extranjero, o presentar tu expediente académico en una universidad de, por ejemplo, Suecia, posiblemente te pedirán una traducción jurada al sueco.

El término «jurado» significa que la traducción ha sido firmada, sellada y certificada por un traductor oficial de sueco autorizado. Es importante no confundir traducción jurada con traducción jurídica o legal (para más información: Traductor legal sueco).

Si quieres saber cuánto te va a costar, mándanos una copia escaneada bien visible (no sirven fotografías), la combinación de idiomas (entre el sueco y cualquier idioma) y el plazo de entrega de que dispones.

¿Dónde se habla sueco?

De los 10 millones de suecos, más del 90% tiene acceso a Internet. El sueco (svenska en sueco), es el idioma nacional de Suecia y las Islas Åland.

 

Traductores oficiales de sueco

Nuestros traductores oficiales de lengua sueca son nativos hispanohablantes o suecos, están especializados en ámbitos jurídicos y técnicos, y han sido habilitados para firmar y sellar sus traducciones.

Apostilla de la Haya

La Apostilla es un formulario en que un Notario o funcionario certifica que la firma rubricada en un documento es auténtica. Muchos documentos oficiales en sueco van acompañados de una Apostilla. Si tienes que presentar algún documento en otro territorio (como Suecia), seguramente lo más conveniente será apostillar la traducción.

Apostilla de La Haya

Organismos oficiales

En España, las traducciones certificadas o juradas de sueco las llevan a cabo traductores nombrados por el Ministerio. En otros países, son traductores habilitados por tribunales, organismos oficiales y en algunos casos asociaciones profesionales de traductores.

Plazos de entrega

Las traducciones juradas de sueco de documentos cortos no suelen demorarse más de 2 o 3 días, pero todo depende de la disponibilidad. Si lo solicitas, podemos enviarte una copia escaneada por e-mail, y posteriormente el original por mensajería.

Precio de una jurada de sueco

Las traducciones juradas español-sueco o sueco-español se presupuestan casi siempre en base al número de palabras, si bien existe una tarifa mínima. El presupuesto incluirá siempre los gastos de mensajería.

Solicita presupuesto de traducción jurada de sueco

Documentos

Entre los documentos para los cuales se suele requerir traducción jurada/oficial, desde o hacia el sueco, se incluyen: diplomas, certificados de estudios, expedientes, contratos, escrituras, demandas, resoluciones judiciales, estatutos sociales, certificados de nacimiento, matrimonio o defunción, libros de familia o testamentos, entre otros.

¿Qué sabes del sueco?

El sueco es una lengua germánica septentrional hablada por unos 10 millones de personas en Suecia (Sverige). En 2007 había 290.000 hablantes nativos de sueco en Finlandia, y 2,4 millones de hablantes como segunda lengua. Se estima que en 2010 existen unos 300.000 hablantes de sueco en países distintos de Suecia o Finlandia. Muchos viven en los Estados Unidos, Reino Unido, España y Alemania, y también en otros países escandinavos, Francia, Suiza, Bélgica, los Países Bajos, Canadá y Australia.

El sueco está estrechamente relacionado con el noruego y el danés, y sus hablantes suelen entenderse entre sí.

Finlandia estuvo gobernada por Suecia desde el siglo XII hasta 1809. Durante ese período, el sueco fue la principal lengua del gobierno y de la educación. Hoy en día, el finlandés y el sueco son lenguas oficiales en Finlandia.

Antes había comunidades de habla sueca en Estonia (Estland). Cerca de un millar de esos suecos emigraron al sur de Ucrania después de que Estonia pasara a formar parte del Imperio Ruso en el siglo XVIII. Allí crearon un pueblo conocido como Gammölsvänskbi (Pueblo Sueco Antiguo), que ahora forma parte de Zmiivka (Зміївка). Muy poca gente habla todavía sueco en esta zona. Durante la Segunda Guerra Mundial, otros sueco-hablantes huyeron de Estonia a Suecia. Sólo muy pocas las personas en Estonia que todavía hablan sueco hoy en día.

Entre los años 800 y 1100 d.C., se hablaba en Suecia un dialecto del nordeste antiguo conocido como sueco rúnico. Se escribía en el alfabeto rúnico. Se diferenciaba sólo ligeramente del dialecto nórdico antiguo de Dinamarca, o danés rúnico. Las dos lenguas comenzaron a separarse durante el siglo XII.

El sueco apareció por primera vez en alfabeto latino en 1225 en la ley westrogoda (Äldre Västgötalagen), el código de derecho utilizado en la provincia de Gothland Occidental (Västergötland). La lengua de este texto se conoce como Sueco Antiguo Temprano (klassisk fornsvenska o äldre fornsvenska), que se utilizó hasta aproximadamente 1375. Gramaticalmente era mucho más complejo que el sueco moderno.

Entre 1375 y 1526, el idioma de Suecia se conocía como Sueco Antiguo Tardío (yngre fornsvenska). Había sufrido una simplificación gramatical y un cambio de vocales, y para el siglo XVI tenía más en común con el sueco moderno. Durante este tiempo, el sueco tomó prestadas muchas palabras del latín, del bajo alemán y del holandés.

La traducción de la Biblia al sueco en 1526 se considera que marca el comienzo del sueco moderno. Ayudó a establecer una ortografía consistente para el sueco, aunque la ortografía utilizada en la traducción no era completamente consistente. Por ejemplo, las letras ä y ö se utilizaron en lugar de æ y ø, y å reemplazó a o en muchas palabras.

Las reglas modernas de la ortografía sueca fueron creadas por el autor Carl Gustaf af Leopold, por encargo de la Academia Sueca (Svenska Akademien). Su propuesta fue publicada en 1801, y finalmente adoptada por la Academia en 1874. La ortografía fue reformada en 1906, y dicha reforma sólo fue respaldada plenamente por la Academia Sueca en 1950.

¿Necesitas ayuda?

12 + 4 =

La lengua sueca

El sueco es una lengua germánica septentrional hablada por unos 10 millones de personas en Suecia (Sverige). En 2007 había 290.000 hablantes nativos de sueco en Finlandia, y 2,4 millones de hablantes como segunda lengua. Se estima que en 2010 existen unos 300.000 hablantes de sueco en países distintos de Suecia o Finlandia. Muchos viven en los Estados Unidos, Reino Unido, España y Alemania, y también en otros países escandinavos, Francia, Suiza, Bélgica, los Países Bajos, Canadá y Australia.

El sueco está estrechamente relacionado con el noruego y el danés, y sus hablantes suelen entenderse entre sí.

Finlandia estuvo gobernada por Suecia desde el siglo XII hasta 1809. Durante ese período, el sueco fue la principal lengua del gobierno y de la educación. Hoy en día, el finlandés y el sueco son lenguas oficiales en Finlandia.

Antes había comunidades de habla sueca en Estonia (Estland). Cerca de un millar de esos suecos emigraron al sur de Ucrania después de que Estonia pasara a formar parte del Imperio Ruso en el siglo XVIII. Allí crearon un pueblo conocido como Gammölsvänskbi (Pueblo Sueco Antiguo), que ahora forma parte de Zmiivka (Зміївка). Muy poca gente habla todavía sueco en esta zona. Durante la Segunda Guerra Mundial, otros sueco-hablantes huyeron de Estonia a Suecia. Sólo muy pocas las personas en Estonia que todavía hablan sueco hoy en día.

Entre los años 800 y 1100 d.C., se hablaba en Suecia un dialecto del nordeste antiguo conocido como sueco rúnico. Se escribía en el alfabeto rúnico. Se diferenciaba sólo ligeramente del dialecto nórdico antiguo de Dinamarca, o danés rúnico. Las dos lenguas comenzaron a separarse durante el siglo XII.

El sueco apareció por primera vez en alfabeto latino en 1225 en la ley westrogoda (Äldre Västgötalagen), el código de derecho utilizado en la provincia de Gothland Occidental (Västergötland). La lengua de este texto se conoce como Sueco Antiguo Temprano (klassisk fornsvenska o äldre fornsvenska), que se utilizó hasta aproximadamente 1375. Gramaticalmente era mucho más complejo que el sueco moderno.

Entre 1375 y 1526, el idioma de Suecia se conocía como Sueco Antiguo Tardío (yngre fornsvenska). Había sufrido una simplificación gramatical y un cambio de vocales, y para el siglo XVI tenía más en común con el sueco moderno. Durante este tiempo, el sueco tomó prestadas muchas palabras del latín, del bajo alemán y del holandés.

La traducción de la Biblia al sueco en 1526 se considera que marca el comienzo del sueco moderno. Ayudó a establecer una ortografía consistente para el sueco, aunque la ortografía utilizada en la traducción no era completamente consistente. Por ejemplo, las letras ä y ö se utilizaron en lugar de æ y ø, y å reemplazó a o en muchas palabras.

Las reglas modernas de la ortografía sueca fueron creadas por el autor Carl Gustaf af Leopold, por encargo de la Academia Sueca (Svenska Akademien). Su propuesta fue publicada en 1801, y finalmente adoptada por la Academia en 1874. La ortografía fue reformada en 1906, y dicha reforma sólo fue respaldada plenamente por la Academia Sueca en 1950.