traducciones juradas

Creación y traducción de subtítulos en sueco

La incorporación de subtítulos en español a un vídeo en lengua sueca, o bien su traducción al sueco desde el español, aumentará notablemente su visibilidad y llegará a un público de otros territorios como Suecia…

ESmedo > Traducción de subtítulos > sueco > Subtítulos en sueco

¿Por qué subtitular y traducir un vídeo al sueco?

La publicación de videos en Internet ha aumentado considerablemente y es un tipo de contenido muy valorado por los usuarios. Subtitular videos promocionales, ya sea en sueco o en español, no sólo nos permite llegar a más público, sino que mejora el SEO de nuestra presencia online. Nuestros traductores profesionales de sueco ofrecen subtítulos de calidad para que tus potenciales clientes entiendan cualquier vídeo.

Los contenidos audiovisuales que publica una empresa pueden ser vídeos promocionales breves, o bien vídeos de mayor duración como una conferencia, una presentación de un producto o un discurso de un directivo. Nuestros traductores nativos de sueco y español transmitirán el tono adecuado en los subtítulos y condensarán el mensaje que se transmite en el audio.

Editamos y te entregamos el vídeo listo para su publicación. Los subtítulos se entregan normalmente en formato .srt, .sub o .slt. Para poder darte un presupuesto, sólo tienes que hacernos llegar el vídeo original y nosotros nos encargaremos de todo.

Creación de subtítulos en el mismo idioma

Si nuestro vídeo está en lengua sueca, primero deberemos proceder a transcribir en sueco el mensaje del audio comprimiéndolo en subtítulos. Estos subtítulos son de ayuda a personas con discapacidades auditivas, o bien se utilizan en lugares muy ruidosos (como aeropuertos) o en sitios donde el audio sea una molestia (como un hospital). Es sencillamente una transcripción en sueco del audio en que se modifican algunas frases para eliminar palabras innecesarias o repeticiones.

Traducción de subtítulos de sueco a español

Partiendo de los subtítulos en sueco, procedemos a traducir para que los usuarios hispanoblantes puedan entender el contenido. Ofrecemos este servicio en ambos sentidos, tanto de sueco a español como de español a sueco.

Aumenta la visibilidad de tus vídeos

Añadir subtítulos a un vídeo, solo en sueco o en varios idiomas, aumentará notablemente el tiempo que tus usuarios dedican a ver tus vídeos, y te permitirán llegar a un público ubicado en lugares como Suecia

Nuestros traductores nativos de sueco crearán y traducirán exactamente el mensaje que se escucha en el audio, y lo adaptarán para transformarlo en subtítulos consisos y breves que lleguen a tus potenciales clientes suecos.

En los vídeos subtitulado el usuario escucha el audio en el idioma original (sueco o español) y puede leer las traducciones (o transcripciones) en la parte inferior de la pantalla. Los clientes pueden apreciar la entonación y expresividad del narrador. Con esto conseguimos que el mensaje se transmita con todos sus matices.

Un forma económica de rentabilizar tus contenidos

La principal ventaja de la subtitulación frente al doblaje es el precio, ya que no se necesita contratar estudio de grabación ni locutores nativos suecos. Nuestros servicios de subtitulación son una excelente forma de ofrecer contenido audiovisual en sueco a través de plataformas como YouTube o Vimeo. Los subtítulos suelen tener una longitud de dos líneas y aparecen en pantalla sincronizados con el audio.

Nuestros traductores de sueco especializados en contenidos audiovisuales están acostumbrados a realizar este tipo de traducciones. Los subtítulos deben tener una longitud máxima y se adaptan a la velocidad de lectura de un usuario medio. Para este tipo de traducción se utiliza un software específico que permite ajustar el texto a la imagen.

¿Necesitas ayuda?

3 + 13 =

Presupuestos de subtitulación sueco<>español

Resumen de la lengua sueca

El sueco es una lengua germánica septentrional hablada por unos 10 millones de personas en Suecia (Sverige). En 2007 había 290.000 hablantes nativos de sueco en Finlandia, y 2,4 millones de hablantes como segunda lengua. Se estima que en 2010 existen unos 300.000 hablantes de sueco en países distintos de Suecia o Finlandia. Muchos viven en los Estados Unidos, Reino Unido, España y Alemania, y también en otros países escandinavos, Francia, Suiza, Bélgica, los Países Bajos, Canadá y Australia.

El sueco está estrechamente relacionado con el noruego y el danés, y sus hablantes suelen entenderse entre sí.

Finlandia estuvo gobernada por Suecia desde el siglo XII hasta 1809. Durante ese período, el sueco fue la principal lengua del gobierno y de la educación. Hoy en día, el finlandés y el sueco son lenguas oficiales en Finlandia.

Antes había comunidades de habla sueca en Estonia (Estland). Cerca de un millar de esos suecos emigraron al sur de Ucrania después de que Estonia pasara a formar parte del Imperio Ruso en el siglo XVIII. Allí crearon un pueblo conocido como Gammölsvänskbi (Pueblo Sueco Antiguo), que ahora forma parte de Zmiivka (Зміївка). Muy poca gente habla todavía sueco en esta zona. Durante la Segunda Guerra Mundial, otros sueco-hablantes huyeron de Estonia a Suecia. Sólo muy pocas las personas en Estonia que todavía hablan sueco hoy en día.

Entre los años 800 y 1100 d.C., se hablaba en Suecia un dialecto del nordeste antiguo conocido como sueco rúnico. Se escribía en el alfabeto rúnico. Se diferenciaba sólo ligeramente del dialecto nórdico antiguo de Dinamarca, o danés rúnico. Las dos lenguas comenzaron a separarse durante el siglo XII.

El sueco apareció por primera vez en alfabeto latino en 1225 en la ley westrogoda (Äldre Västgötalagen), el código de derecho utilizado en la provincia de Gothland Occidental (Västergötland). La lengua de este texto se conoce como Sueco Antiguo Temprano (klassisk fornsvenska o äldre fornsvenska), que se utilizó hasta aproximadamente 1375. Gramaticalmente era mucho más complejo que el sueco moderno.

Entre 1375 y 1526, el idioma de Suecia se conocía como Sueco Antiguo Tardío (yngre fornsvenska). Había sufrido una simplificación gramatical y un cambio de vocales, y para el siglo XVI tenía más en común con el sueco moderno. Durante este tiempo, el sueco tomó prestadas muchas palabras del latín, del bajo alemán y del holandés.

La traducción de la Biblia al sueco en 1526 se considera que marca el comienzo del sueco moderno. Ayudó a establecer una ortografía consistente para el sueco, aunque la ortografía utilizada en la traducción no era completamente consistente. Por ejemplo, las letras ä y ö se utilizaron en lugar de æ y ø, y å reemplazó a o en muchas palabras.

Las reglas modernas de la ortografía sueca fueron creadas por el autor Carl Gustaf af Leopold, por encargo de la Academia Sueca (Svenska Akademien). Su propuesta fue publicada en 1801, y finalmente adoptada por la Academia en 1874. La ortografía fue reformada en 1906, y dicha reforma sólo fue respaldada plenamente por la Academia Sueca en 1950.